Tierra de Volcanes No. 57

Desde la época prehispánica, los volcanes han sido considerados por los mayas como lugares sagrados donde viven los dioses y por esa razón son sitios de veneración, formando parte muy importante de su espiritualidad.
Los volcanes ciertamente forman parte del patrimonio del país, pertenecen a Guatemala y a la humanidad. Sería imposible ignorarlos cuando constituyen las estructuras geológicas más grandes de nuestra naturaleza y ofrecen un ambiente propicio para el desarrollo a través de un turismo sostenible.
Cada volcán cuenta con sus propias características que lo hace diferente de los demás, pero también los volcanes tienen grandes similitudes y juntos, conforman una de las cadenas volcánicas más hermosas del planeta.